Águila imperial

Águila imperial

Características

aguila-imperial
De color muy oscuro, presenta manchas claras, contrastadas, en los hombros. Tiene la nuca pálida, las garras robustas, las alas anchas y largas y la cola rectangular.

El plumaje de los jóvenes es marrón-rojizo claro, pasando por diversas fases de oscurecimiento general que incluyen la aparición paulatina de las manchas claras hasta los cinco años, en que alcanzan la madurez sexual.

El adulto es una gran rapaz oscura con nuca y hombros blancos y complexión robusta. Pico negro azulado y cera y patas amarillas. La hembra es algo mayor que el macho.


Alimentación

La alimentación es a base de vertebrados, mamíferos (conejos), aves, reptiles e incluso carroña en invierno. Su dieta está compuesta principalmente por liebres, palomas, córvidos y conejos.


Reproducción

Construye el nido en árboles grandes (encinas, alcornoques...), en lo más alto de la copa, de gran tamaño. La puesta es de 2-4 huevos y es anual.


Distribución

donde-viven-aguilas
Principalmente en el bosque de clima mediterráneo.
Habita en encinares y alcornocales de sierras y llanuras, con amplias zonas despejadas en las cercanías, estando presente a veces en zonas de pinos entremezclados con matorral mediterráneo.


Fotos del águila imperial

fotos-aguila-imperial fotos-aguila-volando


 

Costumbres

Caza en terrenos abiertos. Normalmente captura desde el aire, aunque los ejemplares jóvenes suelen cazar más al acecho.
El territorio de caza puede abarcar unas 2.000 hectáreas. Es todavía frecuente encontrar nidos con tres pollos, aunque la influencia de la contaminación por insecticidas y pesticidas ha hecho aumentar alarmantemente el número de huevos infértiles. Su puesta normal es de cuatro a cinco huevos.

Unas imágenes recientes de un águila imperial grabado en Adamuz, Andalucía:

Más información

Proyectos para su conservación: Amigos del Águila imperial